15 de Mayo

El otro día en la Facultad comiendo se habló de la convivencia, de los hombres, de las mujeres…Y será cultural, será del cerebro, pero todos estábamos de acuerdo en que las mujeres necesitamos hablar mucho más. Y que la familia tal como es ahora hace que la mujer hable con el marido y que él necesite su aislamiento. Pero ya se, hay casos al revés, y nada es como los estereotipos, pero quizás sean los siglos de parloteo en la cocina donde convivían abuela, tías, personas de servicio, y todo un mundo femenino que hablaba a su gusto mientras el hombre hacía su vida en la calle… Quizás esa cultura quedó impresa en el cerebro y ahora todo es distinto, ya no hay mujeres con quien hablar y los hombres todavía no han aprendido. Y el amor, y la convivencia compartiendo y respetando espacios, pueden practicarlas pocos hombres y mujeres, los hay y es lo más hermoso, es lo que da una vida plena, pero no es lo de todos, ni lo de siempre.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.