LA LUNA

Si alguna vez estás a la orilla del mar
caminá con los pies descalzos
dejá que el agua acaricie tus dedos
escuchá el batir de las olas
mirá enroscarse la espuma
y alzando los ojos al cielo
entregáte sin dudarlo
al hechizo de la luna

Acostáte boca arriba
mirá su plateada silueta
volvé uno y otro día
observá cómo va creciendo
y cuando esté bien redonda
cuando esté muy brillante
cuando sea luna llena
contemplála largamente
dejá que te cuente secretos
y podrás sentir entonces
que sos parte del universo

30 / 10 / 2002

Esta entrada fue publicada en Poemas intimistas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s