VIVENCIAS I

Buenos Aires, mi ciudad, la ciudad de las luces y las sombras.
Reencontré el aire cálido, la humedad que penetra, los árboles cuajados de flores, las plantas en los balcones, los pájaros que cantan…
Como si todo fuera igual, como si no pasara nada.
Pero en cuanto mirás al costado aparecen los que te piden para comer, los que no tienen laburo, los que venden cualquier cosa, los que están tirados en los umbrales con un cartón como casa, lo que viven en colonias en las plazas : hombres, mujeres y niños durmiendo, comiendo , haciendo el amor bajo las estrellas como si de otra especie se tratara, coexistiendo con los chicos bien alimentados que juegan a su lado.
Dos mundos que se superponen en el tiempo y en el espacio.
Como las aguas del mar, crecen con la marea ocupando los intersticios del mundo de los que todavía no han caído, de los que pueden vivir como si no pasara nada.
La trama y la urdimbre de una sociedad que aunque desesperada, aunque no ve ninguna salida, aunque llora, crea sueños de esperanza.
Encontré a los que separan en bolsas los restos de comida para alimentar a las sombras que por la noche rebuscan en las basuras, los que organizan repartos, los espectáculos gratis en los barrios, los que están permanentemente haciendo actos de denuncia para despertar las conciencias adormiladas.
Y mientras la marea sigue creciendo y los intersticios se van llenando, las ilusiones, las teorías, la trama de alternativas creativas : los mercadillos, el trueque, la ayuda solidaria se golpean contra el muro de una estructura que escucha las sirenas de otros cantos. Y aumenta el dolor y la desesperanza.
Las cifras aterran, de los que no pueden comer, de los que sólo pueden comer, de los niños desnutridos, de las regiones paupérrimas, de los muertos en la provincia de Buenos Aires.
Y veo a mi alrededor los que sobreviven , los que están veinte horas trabajando, como acción heroica, voluntad de no claudicar, de no querer formar parte de esa marea que nos va empapando…

12 de octubre, 2002

Esta entrada fue publicada en · Vivencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s