MELANCOLÍA EN UN DÍA SIN VERANO

Amamos la magia de las cosas viejas
de los dólmenes y de los castros
amamos las vetustas paredes
las grietas
las humedades
Soñamos historias escondidas
tras los gruesos muros
o entre las hierbas que crecen
sobre los tejados
Pero odiamos nuestras arrugas
la piel que ya no huele a madreselvas
el brillo que se escapa de nuestros ojos
Nos negamos amar
nuestra propia magia
las experiencias
que anidan
en nuestros poros
23 / 09 / 2002

Esta entrada fue publicada en Poemas intimistas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s