AVE FÉNIX

Para concurso : Ombligo – presentada como Tortuga Negra

Sus brazos de madre, que lo querían seguir rodeando, formaban a su alrededor una cárcel que lo asfixiaba.

Él tenía que volar como un pájaro. Rompió el círculo y, poco a poco, le fue cortando los brazos.

Ella sintió un dolor agudo en el lugar de sus miembros amputados. Su angustia la sumió en una oscuridad penetrante.

Él desplegó sus alas y planeó, feliz, en lo alto.

Ella lo miró desde abajo, conmocionada. Una lengua de fuego comenzó a arder en sus entrañas. Algo nuevo nacía de esas llamas.

20 de julio, 2002

Esta entrada fue publicada en minificciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s