PECADO ORIGINAL

Para concurso: Ombligo

Eva miraba atenta la serie en la cocina cuando, como hacía diariamente, le habló su serpiente interior susurrando con voz firme : “¡ Apágala !”
“Está prohibido no ver la tele”, le contestó ella, ” si no ¿ de qué podré hablar mañana ?”
Pero harta de escuchar tanta patraña no pudo vencer la tentación, la idea la fascinaba. Decidida, apagó el aparato y corrió a buscar a Adán que, mientras miraba el partido, vociferaba en la sala
“¡ Prueba !” le dijo con voz aterciopelada y, guiándolo con su mano, logró que accionara el mando a distancia.
En medio del silencio que se adueñó de la casa, Adán y Eva se miraron. El rubor cubrió sus mejillas, comenzó a latir el deseo en sus entrañas. Lentamente quitaron una a una sus ropas y de la mano fueron ceremoniosamente hacia la cama.

10 de junio, 2002

Esta entrada fue publicada en minificciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s