ABSURDO COTIDIANO

Para Concurso : Lo absurdo en el mundo

Se levantó. En cuanto estuvo vestida abrió la puerta del garaje, puso en marcha el motor del coche y comenzó su recorrido por el pueblo. Buscó el pan, la leche, el periódico, bordeó el parque para llegar al correo y emprendió, impaciente, su regreso.
Debía cumplir su ritual cotidiano, hacer cuatro kilómetros de caminata en la cinta y luego, sorteando atascos, llegar a tiempo al trabajo.

20 de Marzo, 2002

Esta entrada fue publicada en minificciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s