VIDA

Para concurso : Decisión trascendental

A través de la gruesa pantalla de pergamino la luz se difuminaba tenuemente dejando entrever sobre la mesilla de noche la silueta de un teléfono móvil y de un pequeño frasco destapado y vacío.
Tirada en la cama, siguiendo un impulso desesperado y visceral ella iba tragando como una autómata uno a uno todos los somníferos.
Sus ojos lo seguían viendo , alejándose decidido.
En el último instante infinito, desdibujadas tras las brumas, vió multitud de imágenes de su propia vida.
Concentró sus últimas fuerzas y, apretando un botón del teléfono se quedó dormida.

20 de Septiembre, 2001

Esta entrada fue publicada en minificciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s