MENTE

Para concurso: Masturbación

Echada en el cómodo sofá, escuchando la suave melodía y aspirando pausadamente el humo de un cigarrillo, miraba su habitación con cariño.
Cambiaría el color. Blanco? no, era el que tenía. Amarillo? quizás. Rojo? demasiado excitante. Azul? demasiado sedante Violeta? Demasiado espiritual, Verde? De hospital mental. Y si no lo pinto? Y si lo empapelo? Y si sí, y si no, y si ni?
Ella se regodeaba cada vez más con sus interminables devaneos hasta que sintió cómo su cerebro se fundía en el torbellino de su excitante actividad.
Minutos después se quedó dormida y el arco iris inundó dulcemente sus sueños.

30 de agosto de 2001

Esta entrada fue publicada en minificciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s