CUERPO

Para concurso: Masturbación

Era una cálida noche de verano. Ella despertó sintiendo que sus hábiles manos la exploraban.
Se dejó acariciar, gozando en cada curva y en cada hueco de su cuerpo erizado buscando provocar más caricias con sutiles movimientos acompasados.
Una ola de calor la invadió hasta que, en el paroxismo del placer, sintió cómo su cuerpo se fundía entre el ardor de esas manos.
Se dio vuelta para abrazarle pero sólo encontró un vacío a su lado. Encendió la luz y vio cómo el gran espejo reflejaba la amplia cama con la imagen de su cuerpo solitario.

30 de agosto de 2001

Esta entrada fue publicada en minificciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s