SENTIDOS

Penetró en aquel espacio misterioso y cálido. Las paredes eran curvas cual un útero materno. Los rayos de luz jugueteaban formando dibujos por todos los paramentos.
El aire estaba saturado de perfume de incienso y una guitarra rasgaba sus lamentos.
Reclinada sobre los cojines que se amoldaban a la curvatura del suelo, cerró los ojos sintiendo el punzante vacío en las curvas de su cuerpo.

21 de agosto de 2001

Esta entrada fue publicada en minificciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s