ANGUSTIA

Para concurso: Infierno

La angustia le atenazaba .Sentía que había equivocado su camino Sufría imaginando las posibles consecuencias de cada uno de sus actos. Había llegado a un punto en que comprendía cómo cada momento era una encrucijada que se proyectaba hacia el futuro y cómo cada presente era parte de una compleja urdimbre que se venía tejiendo a lo largo de todos los instantes del pasado.

Ese descubrimiento lo hizo meditar profundamente. Volvió nuevamente sobre sus pasos, por ese camino lleno de alegrías , amores, sufrimientos y desventuras, recordando con temor cómo había recorrido cada uno de los tramos. Caminó y caminó esparciendo sus preguntas a la noche y a la luna, a las nubes y a los pájaros.

El viento le susurraba las respuestas . El hombre las escuchaba atentamente, pero no le convencían. Quería alcanzar la paz, pero algo en su interior se lo impedía y así , envuelto en la maraña de su desesperación, supo que la suerte estaba echada y que había perdido la partida.

10 de Agosto, 2001

Esta entrada fue publicada en minificciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s