CRECIMIENTO

De pequeño lo protegía con sus brazos. Él se apretaba buscando calor y seguridad mientras ella lo alimentaba., Ese calor , su amor, le daba fuerza y el niño con ello florecía.
El ya era un hombre, pero ella seguía queriendo rodearlo con sus brazos. Fantasmas del pasado la acosaban sin que ella misma lo supiera ni pudiera controlarlo. Acaso temía que el niño también, alguna vez , pudiera equivocar sus pasos ?
Esos brazos lo querían seguir rodeando y el amor que ya no podía entrar en él, pues otros amores lo llenaban, se congelaba a su alrededor, como un círculo que lo asfixiaba.
Pero él tenía que volar como un pájaro. Rompió el círculo y de a poco, le fue cortando los brazos. Ella sintió un dolor agudo en el lugar de sus miembros amputados y sintió una negra oscuridad que la rodeaba.
Una lengua de fuego comenzó a arder en sus entrañas. Algo nuevo nacía de esas llamas.

27 de Julio de 2001

Esta entrada fue publicada en minificciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s